Seguidores

sábado, 13 de octubre de 2007

POEMAS DE JUAN CAMERON

Cachorro



Perdonad el pelaje descastado

este brillo es de tanto restregarme

de la baba la rabia la patada

Perdonad el mordisco por la espalda

es mi ternura agreste solapada

pero ternura al fin (la única mía)

En verdad salí cachorro

en la calle me hice perro.



(De Perro de circo)



Subway



Padre no leas a Shakespeare

hay estatuas en el Metro la Pietá

sostiene los huesos del suicida

Esta telenovela no es Hamlet

ni mis somnolientos pasos

tremolan la Venus metropolitana

bajo las venas metropolitanas



Padre es tarde en Chile

la lluvia cruza el mundo como fantasma

la cultura son rieles los ángeles

tronan las trompetas en los túneles

azules del ocaso es tarde es tarde

la inflación ha causado demasiadas bajas en la tierra de nadie

& yo te lanzo frases

misiles u oraciones después de los ataques

una columna de fantasmas mis palabras

ladridos en ladrillos se deslizan

bajo el neón vernacular



Padre no leas a Shakespeare

alza tus ojos a los ángeles ateridos de tedio

ángeles subterráneos liberados de pájaros & flores

esperando la daga celestial la paloma

descendida a la tierra precaria a la oscura

en el sube & baja de las escaleras mecánicas



Padre en cuál estación

en cuál tren

dónde?

Las estatuas son ángeles caminan salen de las cloacas bailan

arriba hay un mundo dicen

Padre alza tu vista

súbeme en tus párpados besa esta frente

Es tarde en Chile

es tarde

Quiero ver los días anteriores

quiero la sal del aire alcanzarla

Padre

ya no leas a Shakespeare

es mía la calavera sobre tu mano

& el último tren atraviesa tus ojos.



(De Escrito en Valparaíso)



Catulo



¿Recuerdas Catulo las Bermudas?

Allí paseábamos en shorts con ese extraño nombre de las Indias Orientales

Y el vaso en tu mano lucía tan ridículo como en un spot publicitario

¿Recuerdas a Lesbia en la plaza pública?

Te guiñó un ojo al pasar y tú sonreíste con orgullo

y después fuiste al hotel a escribir estos textos espantosos

que los nórdicos no leerán Catulo no leerán.



(De Como un ave migratoria en la jaula de Fénix)



Visión de los ciclistas



Desde lo alto los ciclistas migratorios avanzan a la estación terminal

Una bandada de hormigas signos

de otras edades abajo en el tablero

Mas desde la avenida no se aprecia el cortejo

ni las ovejas al crematorio

ni los suicidas al escenario

ni aquestas bestias al matadero



La orquesta de colores prosigue se persigue

se cruza en el espejo de los pájaros

uno toma la punta otro le continúa se renuevan

Ninguno parece circular en dirección opuesta

ni las ovejas al escenario

ni los suicidas al matadero

ni aquestas bestias al crematorio



La bandada pareciera continuar entre gritos o murmullos

Bien puede el paisaje confundirse con sus elementos

un mero montaje del ojo desde arriba

la vera invención de interpretar la imagen

vértigo de comprender los hechos

y estas ovejas al matadero

y estos suicidas al crematorio

y aquestas bestias al escenario.



(De Visión de los ciclistas y otros textos)



Fe de ratas



Donde dice amor no debe decir absolutamente nada

basta con las manchas olvidadas por tu lecho

Donde dice libertad léase justicia

léase calor muslo ángel de la guarda

líbrame de las balas locas

Donde dice orden léase hijos de la grandísima

pero léase en la clandestinidad

léase debajo de un crepúsculo

porque el tipógrafo

es un tipo con santos en la Corte.



(De Perro de circo)



Piedra



Aquí bajó la piedra risco a risco

generación tras generación

civilización tras civilización

La gota melló su arista rodó el canto

como una oscura voz buscando la quebrada



El sol del día pero también la estrella

hizo astilla su borde

así la tierna mano aja la piel del ser amado

así la tenebrosa luz casi una fiesta

interminable para el invividuo

penetró la especie que pasó de pronto

mientras quebraba la materia



Aquí bajó la piedra risco a risco

sobre el ruido arrastrado con sordera

como la arena al tiempo su metáfora

La dura cicatriz circa & alud

lenta trizadura hizo al estrato roca

& polvo su antifaz hízole olvido



La piedra la misteriosa unión de la materia

sólo flexible a las edades

que se entregaron pronto a su transcurso



¿De cuál patria me hablan de qué piedra

De cuál suelo heredado o conquistado

para enterrar el surco el puño el instrumento

De cuál nombre o liturgia frente a frente

frente al río de piedra que cayendo

aplasta la palabra?

¿De cuál voz

De cuál silencio o tiempo sin medida

De qué habitante solos sol & piedra

estrella & piedra sal & lejanía?



Aquí rodó una piedra risco a risco

aquí rodó otra piedra risco a risco

aquí tal vez la piel

la mano amada

el fruto

generación tras generación

civilización tras civilización

aquí la tenebrosa luz casi una fiesta

interminable para el individuo

penetró la especie que pasó de pronto

mientras quebraba la materia



Ni huella ni registro

Aquí bajo la piedra risco a risco

Aquí está la materia detenida.



(De &)



Jureles


Traigo tres jureles para adornar tu mesa

jureles como escamas de amor desperdigado

jureles con sus ojos tan tristes al canasto

con sus ojos de ausente o vendedor de dulces

a diez pesos jureles para adornar tu mesa



Traigo tres jureles para tu cuchillo

para que salga toda tu sonrisa a la cara

& se haga la crema en tus manos de carne

& se prendan las velas & se amen tus piernas

& se quede el aceite muy negro en su guarida

Traigo tres jureles para adornar tu mesa

En tu lengua condúcelos al cielo de los peces.



(De Apuntes)






El hacedor de lluvias


Hurgué en el más profundo cielo

los cirros como ovejas

Le musité mi aliento

y acaricié en la húmeda cavidad hacia la altura

de un blanco río que tocaba

el viaje con unción hube

de hacerla en la tormenta como mía

y ese jadeo

ese balido tierno como nube

era un trueno feraz junto a mi oreja

y anunciaba la lluvia

el bosque que mojó su piel más joven

mi corazón de lana

el blanco río contento con el canto.



(De Treinta poemas para leer antes del próximo jueves)



Limonares



Bayas había y espigas corvadas en sus corvas

abajo como una plantación los edificios

cerraban sus cortinas a la tarde

¿Qué hablábamos?

De seguro bebía el ácido dulzor bajo su lengua

o alzarse entre su blusa la pálida ocredad imaginaba

Hoy se alzan los muros en la loma

modernas construcciones donde el muslo

aplastaba la hierba & el aliento.



(De Versos atribuidos al joven Francisco María Arouet y otros textos desclasificados)




Otra carta de amor del camarada Volodia Maiakovski a Lili Brick



¿Es ya lo mismo Lili o no es lo mismo?

Mr. Vodnezenski saca una carta bajo la manga

huevos de colores sobre la sacra tumba de Lenin

la C de Rusia entre cadenas y signos de interrogación

mas no monedas

No gustan hablar de monedas los dadaístas del noventa

y la historia ha sido vapuleada lo bastante por todos nosotros:

un poco de paz no estaría mal una vez más

y una vez más al despertar sin tí

algo hizo click y removió mi pecho con la fuerza de la tierra

con la fuerza de octubre: año de 1917

Saludos a Ossip

La barca del amor siempre navega entre arrecifes

Imágenes de peligro se repiten en mis nuevas imágenes

Los niños cuelgan por las ventanas de los trenes

que circulan veloces entre la muchedumbre

Pero la historia es algo más que toda esta utilería

donde usted -que no es usted- cuenta nuestra historia

y luego el arquitecto de la Rusia futura señala objetos futuristas

gestos de otra Rusia reconstrucciones de un imperio donde usted y yo no aparecemos

No es bueno no tenerla en estos sueños

No deje de quererme

El apellido Brik suena como un revólver en la madrugada.



(De Visión de los ciclistas y otros textos)




Adiós a septiembre



Yo esperaba que septiembre y sus idiotas días pasaran como un tranvía por las calles

Usted también y septiembre

bulliciosa lenta para perderse al fin por una esquina

camino hacia la cárcel de Lisboa

o en un accidente en Gotemburgo

o en la imagen de Santiago (1950) aún en la pupila

pero perderse al fin después de todo

Septiembre con sus cuatros y sus onces sus dieciochos diecinueves veintitantos

con el día del hijo y del cáliz brutal ya ni me acuerdo

Pero no

junto a Tomas Tranströmer me aparece procaz con esos ruidos

y esa Ophélia Queiros tan cabellera

Usted con su septiembre que estoy harto

pues ya espero en octubre y en noviembre

la llegada de enero y sus caballos.



(De Versos atribuidos al joven Francisco María Arouet y otros textos desclasificados)




Le escribieron poemas a ese Nietszche



Nietszche era un gran humorista

en el Palacio de los Analfabetos



Deletreaban sus chistes con los dedos

y se ponían serios y ceñudos



No entendieron el chiste de la joven

no entendieron el chiste de la noche

menos el del niño en el espejo



Repitieron su nombre como loros

su nombre de estornudo en Occidente

y se creyeron más no analfabetos



Algunos se hicieron profesores

otros se ahogaron en papeles

y unos tontos entre los más tontos

le escribieron poemas a ese Nietszche.



(De Treinta poemas para leer antes del próximo jueves)


Cada vez que regreso a mi país



Cada vez que regreso a mi país

cada vez que de un corto viaje regreso a mi país

Los viajeros que regresan después de un largo viaje

aplauden en la losa

aplauden largamente al término del vuelo

y en el extenso aplauso logra posarse el ala

con un graznido sordo como rumor de plumas

Algunos lloran en silencio

aplastan su nariz así un niño en la vidriera

y pequeñas figuras agitan sus brazos a lo lejos

más allá de los ínfimos vehículos y de las escalerillas

y aplauden y aplauden hasta tomar los bolsos

y arrastrar las valijas como un ave enjaulada por los corredores

camino a las aduanas

¿Que aplauden los viajeros?

¿Aplauden su regreso la pericia del vuelo

la imagen de la casa después de tantos años?

Sepa Dios que aplauden los viajeros al posarse en la losa

el ala que los guía

mas agitan sus brazos como una gaviota

sorprendida en el nido en medio de la noche.



(De Versos atribuidos al joven Francisco María Arouet y otros textos desclasificados)


Carlos Trujillo
Villanova University (EEUU)
email: carlos.trujillo@villanova.edu

No hay comentarios:

Literatura en TV