Seguidores

martes, 12 de abril de 2011

Enrique Silva y sus poemas desde el Planeta Maule, Coronel-Chile



HOMBRE CON LA MANO EN LA BARBILLA

Acaso pueda ser una palabra nueva algún día
Una palabra nueva y remota
Como una estrella que no deje de alumbrarnos
Y alumbrarse
Como un tren a toda máquina
Pasando sobre un niño de espalda entre los rieles
Por qué no para de llover si digo estío?
Por qué el mar no se encabrita si pronuncio tempestad?
Digo estío
Pronuncio tempestad
Y unas piedras caen de mi boca
Quiero entender por qué  el ocaso se marchita si lo nombro
Quiero saber qué significo
Quién soy yo para el silencio
De vez en cuando es bueno
Un chapuzón de muerte
De vez en cuando es bueno
Volver a la camada
Porque sólo el disgregado
Sabe dar voces verdaderas
Y sólo el cachorro
Puede balbucear el universo.


LOS BICHOS

Y no obstante lo ominoso del gusano
Que se nutre 
Larva y transfigura
En el sueño putrefacto de los muertos
Y no obstante el espantoso escarabajo estercolero
Que en las fecas nace  
Se consagra y reproduce
Y no obstante la lombriz que mutilada
Regenérase en secreto
Semidiós y necrofìlica
Casi humana
Y no obstante bicharraco
Sabandija y alimaña.
Y no obstante lo baboso y lo ciempiés  
Y no obstante la lanceta y su ponzoña
La trompa que supura y atenaza
Yo venero entre los bichos
Los tres dones que no tengo:
Sus corazas coloridas
Esas alas
Capaces de hacer música y volar
Y tanta
Tanta luz
En un poquito de luciérnaga.
 
 
HONDURAS DE LOS VIERNES


De repente el mundo
Aburrido y monotemático
Como la órbita de un satélite
Dibuja en las órbitas de mis ojos
A un niño con uniforme 
Empaquetando mis compras en el supermercado
Dios
Por allá
Tan lejano
Recostado sobre nubes de algodón
Como un pachá 
Bosteza 
Se peda
Y otro mundo
Otro niño

Sale de un callejón
Aspirando bencina en una bolsa nylon
Todos los mundos todos
El universo entero
Se da una gran vuelta de carnero
Y yo 
De pronto voy
Arriba de un taxi colectivo
Con hora para el oráculo y el loquero
Confesándome con el chofer
Contándole por qué 
No voto y soy ateo
El taxista me deja al pie de una escalera 
La luna tiene los cachos para arriba

Subo la escalera 
Contando los peldaños
Contando
             las marcas 
                           de la viruela 
                                             en la cara 
                                                          blanca 
                                                                    blanca

                                                                             de la luna 
Abro la puerta de mi mundo y me encierro en mi pieza
Afuera 
La muerte anda suelta
Apago la luz
Y escribo este poema en las sombras.
                                                                                                                                 
 
APROXIMACIONES AL MISTERIO


Te regalo mi abeja
Su vuelo
Su espolón
Su cáliz
Mi amor es simple y circular
Como la vida
Como el sueño de la abeja
Mi amor es un niño remoto
Que jugando a las bolitas
Le dio cuerda al firmamento
En el Principio
La Luz rompió los cántaros sagrados
Y  el semen salpicó  las escaleras
Chorreando los peldaños seculares
Los óvulos flotaban en el Cosmos
Amar, amor
Es simplemente
Abejas y estrellas
Cometas y flores.


ÈRAMOS CUATRO

Éramos cuatro astronautas flotando a la deriva 
Cuatro estrafalarios sombreros de paja despeinados por la luna
Cuatro espantapájaros voladores
Cuatro paracaidistas cayendo en el sol
Cuatro volantines condecorados por el viento
Cuatro irreverencias del abismo
Cuatro estrías en la cáscara de la luz
Cuatro santones 
Eyectados en el espíritu de las galaxias
En un orgasmo del espíritu
Y aterrizamos locos los cuatro en la misma loca estación de trenes
Locos los cuatro en la misma locomotora
Locos los cuatro en el mismo pasajero
Como si nos hubiéramos puesto de acuerdo años luz antes
Había un río cristalino
Había un erotismo primordial en el bosque impenetrable
El sol acariciaba la mejilla de la nieve
La nieve enroscaba su melena en el alma del volcán
Y en el afuera y en el adentro
Éramos cuatro niños perdidos
En un laberinto de espejos
Cada quien en su escafandra rozó la belleza
Cada quien en su astronave rozó el misterio de este viaje.

                                                                                         
PEDAGOGÍA DE LOS PÁJAROS

Y entonces
El Abuelo Pájaro
Le habló a los jóvenes pájaros poetas
De la pequeña sol
Que lo alumbraba todo
Con la pura y simple
Transparencia de su nombre
Y uno de los jóvenes pájaros poetas
Ávido de infancias y blasfemias
Se hizo minúsculo y liviano
Entró en las alas y en las plumas
Del abuelo pájaro
Y atravesaron volando las calles de Coronel
Cruzaron volando la Plaza de Armas
Y entraron volando en el Fredy’s
Donde la pequeña sol
Con un gesto de plátano y bombilla
Saboreaba la Vía Láctea
Y lo alumbraba todo
Con la pura y simple
Transparencia de su nombre
Y el Abuelo Pájaro
Y el Joven Pájaro Poeta 
Convertidos en abejas
Salieron zumbando del Fredy’s
A libar en el cemento
La miel
De sus mejores poemas.


PEQUEÑO POEMA DE AMOR

Me amas
Amor
Me dices
Con un amar
Amor
De madreselvas
Cada muro
Cada hueso
Más yo te pido amor
Ámame en la piedra
Ámame en la arena del reloj innumerable
Con un amar
Amor
De musgo
Y de algas
Y de moho.


LEYENDA

Porque canté
Como los perros que le ladran a la luna
Allá
Sobre el pantano
Y fue quedándose
Lo sé
De quiltro en quiltro
Mi canción en la jauría
Porque canté
Como una rana
Como un grillo
Y fue quedándose asimismo
De rana en rana
Y de grillo en grillo
Cada uno de mis versos la marisma
Porque canté
Porque escribo
Es que puedo en ti
Hacer el amor como un perro 
Con aquella luna espléndida
Y somos ciénaga tú y yo
En la humedad y la penumbra
Porque canté
Porque escribo
Porque tarde mal y nunca verso
Una puerta se me abre entre las sombras
Y entro en esa claridad
Como en tu sexo.


Reseña
Enrique Silva Rodríguez, Poeta, Escritor, Cantautor,  Gestor Cultural y Promotor de la Lectura, en cuyo Prontuario se destaca, la organización de siete sospechosos Encuentros de Escritores en las Comunas de Coronel y Lota e igual número de siniestros Concursos Literarios Infantiles. Con residencia en la República Independiente de Planeta Maule, se debate entre la construcción de puentes y castillos imaginarios, en complicidad de Diego, su amigo y Maestro Sol–Dador, y la escritura de una vesánica primera novela, de cuyo título aún no tiene idea. Estos Poemas, corresponden al Libro Inédito: “El Hombre con el Lápiz en la Oreja”.

Más acerca del escritor
Alejandro Lavquen: Poesía de Enrique Silva
Enrique Silva en Escritores del BIOBIO
Frontera Sur: Enrique Silva

Literatura en TV