Seguidores

martes, 19 de mayo de 2015

La poesía pura e íntima de Ida Vitale, Premio Reina Sofía de Poesía


Ida Vitale (Montevideo, 1923) ha cruzado casi un siglo de poesía, lecturas, traducciones y ensayos

 Ida Vitale, Premio Reina Sofía de Poesía

La poeta uruguaya Ida Vitale se convirtió hoy en la quinta mujer en obtener el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en su edición número XXIV, considerado el Cervantes de la poesía


El Premio Reina Sofía de Poesía, que convoca Patrimonio Nacional del España y la Universidad de Salamanca, reconoce "el conjunto de un autor vivo que por su valor literario constituye una aportación relevante al patrimonio cultural común de Iberoamérica y España".



El galardón está dotado con 42.100 euros (47.958 dólares) y la edición de un poemario antológico con el estudio y notas a cargo de un destacado profesor de la Universidad de Salamanca.



Perteneciente a la generación del 45, la misma a la que pertenecía Benedetti o Aldea Vilariño y quienes tenían como faro a Juan Carlos Onetti, Vitale forma parte de una familia culta y cosmopolita y es la cuarta generación de emigrantes italianos.



Elegante, lúcida y culta, Vitale, que se exilió en México, huyendo de la dictadura de su país, en 1974, donde conoció a Octavio Paz, con quien trabajó en la revista Vuelta, y a José Bergamín, ha tenido siempre como referente y padre poético a Juan Ramón Jiménez, como ha recordado hoy Luis Antonio de Villena, miembro del jurado que falló hoy el galardón.



"El jurado lo ha tenido fácil este año y, aunque han quedado tres grandísimos poetas finalistas, dos mujeres y un hombre, la decisión ha sido clara, porque Vitale, a punto de cumplir 94 años, tiene una trayectoria literaria muy completa", señaló Villena.



"Su poesía es pura -continuó-, con Juan Ramón Jiménez como punto de partida, pero no es una discípula del premio nobel. Su poesía es la de alguien que ha leído a Juan Ramón, sobre todo el de la última etapa más metafísica, y lo ha interiorizado, porque la poesía de Vitale es la de alguien que interioriza todas sus visiones sobre la realidad de la vida".



Villena también recordó que la vitalidad es una de las características de la poeta. "Es una mujer que hace honor a su apellido, Vitale; está llena de vitalidad y hoy sigue escribiendo y trabajando", subrayó.



Creadora de una poesía pura, íntima y honesta, Vitale reside en Texas (EE.UU.) y en los últimos años ha visitado en varias ocasiones España, donde ha sido jurado del Premio Loewe de Poesía e invitada al festival de poesía Poemad.



Premio Octavio Paz y Alfonso Reyes en su edición 2014, Vitale es autora de poemarios tan simbólicos como "Palabra dada", "Mella y criba", "La luz de esta memoria", "Paso a paso", "Jardín de sílice", "Un invierno equivocado" ,"La luz de esta memoria" o "Reducción del infinito".



Y entre sus ensayos destacan "El ejemplo de Antonio Machado", "Cervantes en nuestro tiempo", "La poesía de Jorge de Lima", "Léxico de afinidades" o "Donde da la vuelta el camaleón".



La clave "está en ser honesto con uno mismo y con el lector. Hay una parte de juego cuando uno escribe, que es necesario, pero eso no debe ser simultáneo con lo que le nace primero. Primero tiene que salir algo de verdad y después tiene que reposar para añadirle ese posible juego", confesó la poeta en una entrevista con Efe dentro del Poemad 2013.



Vitale siempre ha sentido rechazo por la llamada poesía social o comprometida, porque con ella "ningún poeta ha conseguido el momento más decoroso de la poesía", ni siquiera Pablo Neruda, "cuyos mejores libros -afirmó- no son los políticos".





Estar solo

Un desventurado estar solo,
un venturoso al borde de uno mismo.
¿Qué menos? ¿Qué más sufres?
¿Qué rosa pides, sólo olor y rosa,
sólo tacto sutil, color y rosa,
sin ardua espina?
De "Palabra dada" 1953


http://amediavoz.com/PERDUBARRA.jpg
 


Exilios

                                 ...tras tanto acá y allá yendo y viniendo.
                                                                          Francisco de Aldana

Están aquí y allá: de paso,
en ningún lado.
Cada horizonte: donde un ascua atrae.
Podrían ir hacia cualquier fisura.
No hay brújula ni voces.

Cruzan desiertos que el bravo sol
o que la helada queman
y campos infinitos sin el límite
que los Vuelve reales,
que los haría de solidez y pasto.

La mirada se acuesta como un perro,
sin siquiera el recurso de mover una cola.
La mirada se acuesta o retrocede,
se pulveriza por el aire
si nadie la devuelve.
No regresa a la sangre ni alcanza
a quien debiera.

Se disuelve, tan solo.

De "De procura de lo imposible" 1998

 
http://amediavoz.com/PERDUBARRA.jpg



Gatos

Como tras los mullidos ves tres gatos
a su trisagio erótico ceñidos,
saltar por los tejados, aguerridos
como otros d ' Artagnan, Porthos y Athos,

pasas a depender, no de insensatos
pensamientos ajenos repetidos
ni de tu larga deuda de descuidos
sino del paso de estos gatos gratos.

El primero te quita de lo humano
sin llevarte por eso a lo divino;
el segundo te anima la sonrisa;

con el tercero, piensas, de la mano,
más cabal, de la cola del felino:
¿a qué, no siendo humanos, tanta prisa?
De "Reducción del infinito" 2002


http://amediavoz.com/PERDUBARRA.jpg
 


Gotas

¿Se hieren y se funden?
Acaban de dejar de ser la lluvia.
Traviesas en recreo,
gatitos de un reino transparente,
corren libres por vidrios y barandas,
umbrales de su limbo,
se siguen, se persiguen,
quizá van, de soledad a bodas,
a fundirse y amarse.
Trasueñan otra muerte.

De "Reducción del infinito" 2002

http://amediavoz.com/PERDUBARRA.jpg

Justicia

Duerme el aldeano en un colchón de heno.
El pescador de esponjas descansa
sobre su mullidísima cosecha.
¿dormirás tú, en lenta flotación,
sobre pael escrito?
De "Parvo Reino" 1984


http://amediavoz.com/PERDUBARRA.jpg
 


La palabra infinito

La palabra infinito es infinita,
la palabra misterio es misteriosa.
Ambas son infinitas, misteriosas.
Sílaba a sílaba intentas convocarlas
sin que una luz anuncie su dominio,
una sombra señale a qué distancia de ellas
está la opacidad en que te mueves.
Van a algún punto del resplandor y anidan,
cuando las dejas libres en el aire,
esperando que un ala inexplicable
te lleve hasta su vuelo.

¿Es más que su sabor el gusto de la vida ?
De "De procura de lo imposible" 1998

No hay comentarios:

Literatura en TV