Seguidores

domingo, 9 de septiembre de 2007

La nueva novela de Juan Luis Martinez

Espejos en la obra de Juan Luis Martínez


Si hay una obra que puede ser considerada bajo esta concepción de espejos es La Nueva Novela de Juan Luis Martínez.

Un gran y hermético poema donde caben todas las claves de los movimientos de vanguardia, todos los antecedentes, todas las citas y las posibles extrapolaciones que se puedan hacer en este sentido.

Es una obra rara aparecida en Viña del Mar (1977-1985), aunque curiosamente datada en Santiago, quizás como una estrategia de inscripción de un autor de provincia, que no provinciano, en la escena capitalina.

Cabe señalar que Juan Luis Martínez fue considerado durante mucho tiempo en Santiago como un autor ficticio, creado como un juego de Lihn y Lastra.

Casi no existen antecedentes nacionales de una obra similar ( tanto formalmente como de contenidos ) y eso, los diversos y disímiles estudios posteriores de la poesía de Martínez lo delatan y denotan. Pocos estudios coetáneos a la obra de Martínez hubo en Chile como en el extranjero. La avalancha se inició despúes.

Y es, justamente, ese casi, porque un casi también desconocido antecedente, Las Ferreterías del Cielo de Arturo Alcayaga Vicuña, bien puede ser la obra pariente pobre de La Nueva Novela.

Difieren sí en el tono y en el temple. En la oposicion del delirio de las ferreterías frente al control de La Nueva Novela; lo dionisiaco versus lo apolíneo.
Espejo en el café Riquet

Las Ferreterías está impresa en la cárcel de Valparaíso por tipógrafos condenados, dedicados a cumplirle todos los deseos a un autor reo que intentaba dejar una obra a la posteridad post-atómica.

Tipógrafos condenados a una obra y tres días o a más obras o a una colección completa de libros o a un libro místico dedicado a un lejano futuro.

Alcayaga hizo además tres libros iguales en metal, los que enterró para que fueran descubiertos después del cataclismo atómico.

Los otros, muestran una delirante variedad de colores y tipos y un lenguaje que excede al surrealismo o a cualquier otro ismo de las vanguardias.

En ese sentido, un lenguaje mucho más cerca de un Pablo De Rokha o un Zurita del Purgatorio, como descubriríamos más tarde.

Frente a tal desborde, La Nueva Novela es exigua y concisa. Su lenguaje es escaso y preciso.

Axiomática y no delirante. Abunda la lógica y sólo desde allí podriamos hablar de delirio.

El exceso lógico genera los fantasmas del delirio en La Nueva Novela. El demonio analógico también tiene su intrusión allí provocando que sea el 7 la cabálica suma que enuncia el texto, siendo el mismo 7 la cifra clave de un autor, nacido el día siete del séptimo mes, de una obra dividida en siete partes unidas y separadas a la vez.

La Nueva Novela tiene sus guías. Michaux, Edwar Lear, Rimbaud, Marx, Jean Tardieu, Lewis Carroll, Francias Picabia. Todos, a su vez, custodiados por el guardián del libro; el perro Sogol-Logos.
El perro Sogol-Logos, guardián en la casa de Eduardo Correa

La Nueva Novela tambien tiene su mapa de ruta. Un mapa poético que inclute El cementerio marino, El desdichado, El barco ebrio y La fiesta de un fauno. Cómo ubicarse allí, en Y existe una cartografía de la Pizarnick para ubicarse en la obra.

Siendo un libro espejeante, curiosamente, la única mención del espejo en La Nueva Novela se encuentra en el poema "6 lecciones (no logocéntricas) de ambiguedad surrealista con las piezas anatómicas para armar la mitad de un elefante". La Nueva Novela p. 79.

Un niñito de 5 años cree ver una Serpiente
Mirando su letra S en un espejo.
Su padre le dice que sólo es la sombra
De una trompa curva y patética.

El niñito de 5 años en realidad no ve una serpiente, ve la palabra serpiente en el espejo, mejor ve la palabra etneipreS. La voz del padre autoriza que se trata sólo de una visión metonímica y a la vez patética.

* N. del A. ¿Valparaíso?
Evocación del calambur de La Nueva Novela.


"Brillaba, brumeando negro el sol;
agiliscosos giroscaban los limazones
banerrando por las váparas lejanas,
mimosos se fruncían los borogobios
mientras el momio rantas murgiflaba."
Lewis Carroll.
&
"Tristuraban las agras sus temorios
Los liriosos durfían tiestamente
Y ustiales que utilaban distamente

Hoy que dulgen y ermendan los larorios
Las oveñas patizan el bramante
Y las fólgicas barlan los filorios
Tras la Urla que valiñan ristramente"
Juan Luis Martínez



No hay comentarios:

Literatura en TV