Seguidores

jueves, 12 de enero de 2012

La literatura es libertad y placer: Vargas Llosa




Alejandro García / Enviado de El Economista
Foto: Notimex

Guadalajara, Jal.

Mario Vargas Llosa y Herta Müller consideran a la literatura como la defensa de la libertad. Los dos escritores, galardonados con el Premio Nobel de Literatura, inauguraron el Salón Literario de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en un diálogo conducido por el periodista español Juan Cruz ante una enorme cantidad de público. La autora rumano-alemana y el escritor peruano resaltaron su preocupación por las iniquidades del poder y las dictaduras y hablaron de la literatura como vehículo de placer y comprensión.

EL ESCRITOR COMO FIGURA PÚBLICA

Ambos abordaron el fenómeno del escritor como figura pública y las entrevistas sucesivas. Vargas Llosa (Arequipa, 1936) afirmó que disfruta las conversaciones con periodistas cultos, pero “cuando estás sometido por un periodo de meses a esa exposición mediática es abrumador”. Y Müller (Nitzkydorf, 1953) planteó que en ocasiones “el escritor es tan solicitado como sus libros”.

Müller dijo que convertirse en figura pública le dejó un sentimiento particular, ya que piensa que “los escritores no deberían convertirse en figuras públicas, como los políticos. Mi trabajo consiste en sentarme tras el escritorio en soledad. A veces se cree que el autor es la mejor persona para explicar sus libros, yo no creo que sea así: los críticos consideran a veces aspectos de una obra que el autor no contempla. No me gusta aparecer en público, aunque hay escritores que se manejan muy bien en esa escena”.

Vargas Llosa aseguró que “no es frecuente para un escritor hablar ante públicos tan numerosos. He estado varias veces en la Feria del Libro de Guadalajara y siempre me ha sorprendido ese espectáculo estimulante de que haya un público tan numeroso y, sobre todo, en el que es tan importante la presencia de los jóvenes, en diálogos sobre literatura. La literatura es muy importante, no sólo porque es una fuente extraordinaria de placer, sino porque en la formación de una persona –no importa cuál sea su vocación, profesión u oficio– la literatura es imprescindible, porque gracias a ella llegamos a conocer mejor nuestro idioma, a aprovecharlo en todas sus riquísimas posibilidades, lo que significa no sólo contar con un elemento de comunicación importante sino, sobre todo, pensar con más claridad, matizando, precisando aquello que queremos expresar. La buena literatura enriquece la sensibilidad, la imaginación, y desarrolla en nosotros un espíritu crítico”.

LITERATURA Y VIDA

“Escribo y leo para entender mejor la vida”, dijo Herta Müller. Y continuó: “Provengo de un lugar donde reinaba el silencio y yo sentía soledad”.

Vargas Llosa narró que aprendió a leer a los cinco años. “Siempre he dicho que es la mejor cosa que me ha pasado en la vida. Viví las historias que leí de niño. La literatura es para mí una manera extraordinaria de enriquecer la vida”, dijo.

“La literatura ha sido para mí una manera de defenderme de lo que me lastima. Cuando empecé a escribir fue para mí una gran defensa. Creo que la literatura nos hace vivir una vida infinitamente más digna y libre que la realidad”, aseguró el escritor.

Y Müller dijo: “Aunque narre desesperación hay una especie de confort. Persigo ese mecanismo. La literatura debe ser honesta”.

agarcia@eleconomista.com.mx

Literatura en TV