Seguidores

miércoles, 20 de junio de 2012

Gore La estetica de lo grotesco





El Gore. La estética de lo grotesco

Todos hemos encontrado el termino gore en algún momento de nuestras interminables búsquedas de ocio, esta palabra de origen anglosajón nos obliga necesariamente a hablar de las películas, fascines y cuentos gráficos que muestran la violencia, sangre, mutilaciones y cuerpos en estado de descomposición, pertenecen a este género.

Hablando desde el sentido más pragmático podremos encontrar que esta denominación alude a la sangre, y en sus acepciones se define como sangre cuajada, herir con un puñal o con cuernos. En este punto nos encontramos incapacitados para obtener un significado más amplio. Así que definiremos este término a partir de los datos, obras y películas ya existentes.

Es un hecho que la violencia, es un instinto primitivo que posee el ser humano, sí queremos verlo desde esta perspectiva el instinto de conservación el cuerpo desprende grandes cantidades de adrenalina; las cuales le proporcionan a la persona una fuerza extra a sus músculos a su vez el cerebro pasa a un estado de prevención ya que sus funciones son reguladas por mecanismos de defensa.

Es preciso remitirnos a las armas y su uso, ya que desde un pedernal, un palo, posteriormente el descubrimiento de los metales y técnicas que permitieron desarrollar armas con filo y la introducción al continente europeo de la pólvora, causó un impacto en la forma de crear formas novedosas de causar daño en otro ser humano, al cual se busca aniquilar.

Las guerras sin duda son medios que permiten el cambio histórico, ya que siempre habrá inconformidades y discrepancias dentro del pensamiento del sistema de poderes. Ahora bien, las crueldades de los campos de batalla y la crudeza en que los hombres lidian contra otros hombres no es algo que nos extrañe ver. Podemos encontrar en la literatura rastros de estos combates catalogados primeramente como cantos épicos y posteriormente los cantares de gesta.
El ejemplo de estas batallas se encuentra en la Iliada, escrita por Homero el cual se dice que nació en la isla de Quios, fue aedo y ciego, pero del cual se duda de su existencia y plantea el problema homérico. Lo cierto es que esta es la obra que definió al pueblo griego y nos retrata su pensamiento, rituales religiosos y la forma de guerrear. En el canto XIII del verso 660 dice:

Paris muy irritado en su espíritu por la muerte de Harpalion, que era su huésped en la populosa Paflagonia, arrojó una broncínea flecha. Había un cierto Equenor, rico y valiente, que era vástago del divino Poliido…así pues, Paris le clavó la flecha por debajo de la quijada y de la oreja: la vida huyó de los miembros del guerrero y la oscuridad horrible le envolvió.

Las descripciones son bastante graficas, como para que el lector se imagine la escena. Esta es la esencia de lo gore en la literatura, puesto que el metro clásico sea poético, nos deja entre ver la forma en la que el hombre antiguo se deleitaba con los temas y las descripciones de los combates.

Sin embargo, ustedes dirían que; no basta con estas descripciones para suscitar en el escucha el fervor de la imagen. Durante la edad media y hasta bien entrado el siglo XV los panfletos y caricaturas que se realizan son utilizados como propaganda de terror por parte del medio eclesiástico contra los detractores de la Iglesia Católica.

Hemos de aclarar que la violencia y la muerte se encuentran palpables dentro de la sociedad, pues la administración de justicia era deficiente como lo sigue siendo hasta el momento, pero con discrepancias tan grandes como la falta de alumbrado; el robo y asesinato día a día iban dejando muertos en las calles, las guerras y la peste en los siglos XIV Y XV también impactaron a sus coetáneos. Su mundo se encuentra permeado por estos acontecimientos. Ya no hay sorpresa ante el descubrimiento de algún cuerpo en estado de putrefacción. Pero es importante señalar que aunque suscita sorpresa ya no es dentro del código de vida un impacto relativo.

Hasta la época moderna se puede hablar de la inclusión en el teatro francés Grand Guiñol; las representaciones graficas de violencia y sangre la cual tuvo sus inicios en Inglaterra. Por otra parte a primera aparición de mutilaciones realistas en el cine la encontraremos en la película Intolerancia (1916) de D. W. Griffith, varias de películas del autor junto las de su contemporáneo Cecil B. DeMille, muestran matanzas similares. Herschell Gordon Lewis en los años 60 habría de darle un nuevo impulso al genero y su introducción dentro del cine norteamericano con la película Blood Feast en 1963 y su secuela Blood Feast 2: All U Can Eat. La noche de los muertos vivientes (1968) de George A. Romero, la cual no tuvo impacto en su primer intento, pero que el re-make del los 80s le haría justicia con los adelantos de las técnicas de efectos especiales.
Yendo por las sendas más oscuras del gore encontraremos la producción alemana de Schramm del director Jörg Buttgereit que aunque no es tan buena en su historia sí muestra escenas de contenido más grafico que rayan en la irrealidad. Nekromantik, Holocausto Caníbal, Guineas Pig y sus secuelas, ellas evolucionan y se convierten en punto de referencia para los seguidores del género. Ichi the Killer en su novela grafica y posteriormente el cine asiático le da un impulso creando géneros aun más raros como el porno gore que a pesar de no despegar del undergrund proporciona nuevo material fílmico a las nuevas generaciones. Películas como Trauma, los asesinatos del descuartizador con el actor Sven Garret y de éxito más comercial Saw y Hostal.
Aunque el género este un poco más mezclado con el termino horror lo cierto es que se incluye pero no depende de él. Así pues la novela grafica de 300 y su adaptación al cine proviene de un hecho real el cual se puede leer en el libro de la Batalla de las Termópilas la cual habla de cómo el occidente se salvó de una invasión por parte de los persas. Hay ejemplos en la pintura que también muestran imágenes demasiado graficas como en la obra de Caravaggio o en la pintura mexicana en el óleo de Gómez Mayorca (1912) el cual retrata a uno de los primeros mártires de la revolución, hablamos de Aquiles Serdán.
Los instrumentos de tortura también van ligados a la estética del gore, puesto que el sufrimiento y las sensaciones de placer que experimenta el torturador. Como pasa en el caso de los asesinos seriales, ya que gracias a estudios recientes se ha demostrado que ciertas partes del cerebro funcionan de manera diferente ante las imágenes de violencia con ciertas áreas relacionadas al placer.
Es decir todos estos elementos integran y generan la estética del género gore, y van más allá de un subgénero fílmico o literario, podemos decir que la violencia, sangre, sexo, cadáveres y miembros mutilados son una expresión del ingenio y la fantasía de unos cuantos genios que han permitido explotar las inquietudes en un ambiente totalmente sano, responsable y aunque pareciese contradictorio y paradójico. Cierro este trabajo de investigación con la frase: el cine es una paradoja a la vida real, véanlo como eso una alternativa.
Satán Marnau. satanmarnau@hotmail.com.mx
Publicado por Naciones Goticas en 19:44
Etiquetas: El Gore. La estética de lo grotes

No hay comentarios:

Literatura en TV