Seguidores

jueves, 1 de marzo de 2012

POEMAS DE ISSA -POETA JAPONÉS (1763-1827)

VOCES
Para el corazón
que no duda,
las blancas flores del ciruelo.
* * *
Las flores han caído:
ahora nuestras mentes
están tranquilas.
* * *
Mientras dormía profundamente,
muy fatigado,
la primavera tocaba a su fin.
* * *
El mendigo
tiene el cielo y la tierra
como ropa de verano.
* * *
Silencio:
una hoja se hunde
en el agua clara.
* * *
La noche es larga;
el sonido del agua
dice lo que pienso.
* * *
Escuchamos los insectos
y las voces humanas
con distintos oídos.
* * *
El año se va:
oculto mis canas
a mi padre.
Primavera
En cada puerta,
La primavera ha empezado
Con el barro en los zuecos.
* * *
La primavera ha llegado
Con toda sencillez:
Un ligero cielo amarillo.
* * *
Cuando envejecemos,
Incluso la duración del día
Es causa de lágrimas.
* * *
Click, clack,
El hombre se acerca en la niebla. -
¿Quién es?
* * *

También hoy, también hoy,
Viviendo en la niebla,
Una pequeña casa.
* * *

Un día de niebla y bruma:
Sin duda los Habitantes del Paraíso
Están aburridos y lánguidos.
* * *
¡Flores de cerezo en la noche!
Cómo ángeles
Descendiendo del cielo.
* * *
Después de que oscureciera
Quise cambiar
La manera cómo lo injerté.
* * *
Una hermosa cometa
Se alza desde
La barraca del mendigo.
* * *
La urraca
Se limpia sus patas lodosas
En las flores del ciruelo.
* * *

Pequeño gorrión,
Apártate, apártate del camino,
El señor Caballo se acerca.
* * *

Un exhausto gorrión
En medio
De un montón de niños.
* * *

Echar arroz también
Es un pecado:
Las gallinas se pelean entre ellas.
* * *

El cervato
Se quita de encima a la mariposa,
Y sigue durmiendo.
* * *

La mariposa revoloteaba
Como desesperada
De este mundo.
* * *
La mariposa voladora:
Yo me siento
Una criatura del polvo.
* * *

No parece
Muy ansioso por florecer,
Este ciruelo en la puerta.
* * *

Nosotros, seres humanos,
Retorciéndonos entre
Las flores que se abren.
* * *
¡Qué extraño,
Estar tan vivo
Bajo las flores del cerezo!
* * *

Flores esparciéndose :
El agua que queremos beber,
En la niebla, lejos.

En la caída de las flores,
No ven ningún Buda,
Ninguna Ley.
* * *
Bajo la luna y las flores
Cuarenta y nueve años
De infructuoso vagabundeo.
* * *
Simplemente confía:
¿No revolotean así
También los pétalos?
Verano
Pobre, pobre, sí, pobre,
La más pobre de las provincias,
Siente este frescor!
* * *

No tengo nada, -
¡Más que esta tranquilidad!
¡Este frescor!
* * *

Ha puesto al niño a dormir,
Y ahora lava la ropa;
La luna de verano.
* * *
Sólo su sonido, -
Pero era una noche
Con un chaparrón de verano.
* * *

Desnudo,
Sobre un caballo desnudo
Bajo la lluvia torrencial.
* * *

Mi pueblo natal,
Estrujado por los bambúes,
Bajo las lluvias de verano.
* * *

Sólo una pequeña cascada,
Pero su sonido
Refresca la noche.
* * *

El cambio de ropa;
Cuidado con la cabeza
En esa puerta!
* * *

El cambio de sirvientes;
Allí donde esté,
Las mismas flores del ciruelo.
* * *
El frescor de la noche,
Consciente de que la campana
¡Toca a muerte nuestras vidas.
* * *

El camino a Shinano;
Más alto y aún más alto
El canto de los plantadores de arroz.
* * *

A la sombra de un matorral,
Una mujer sola
Canta la canción de los plantadores.
* * *
Amamantando al niño en la cama,
La madre cuenta
Las mordeduras de las pulgas.
* * *

Mi cabaña es tan pequeña,
Pero, por favor, practicad vuestros saltos,
Pulgas mías!
* * *

Golpeando a la mosca,
Golpeo también
Una planta, en flor.
* * *
Todo está bien en el mundo;
Deja que otra mosca
Se pose en el arroz.
* * *

Un ser humano,
Una mosca,
En una espaciosa habitación.
* * *

"Hago Mi Aparición,
Yo, el Sapo,
Emerjo de Mi Matorral."
* * *
Esta mañana, un cielo rojo
Para ti, caracol :
¿Estás contento?
* * *

¿Cuándo llegó aquí,
Junto a mí,
Este caracol?
* * *

"La peonía era así de grande,"
Dice la niña,
Abriendo sus brazos.
* * *
Abriéndose paso entre la multitud,
Una amapola
En su mano.
Otoño
¿De quién es pues,
Hijos míos,
Esta roja, roja luna?
* * *

La brisa del otoño;
Se abren las flores escarlatas
Que la niña muerta quiso coger.
* * *

"No tendré nada más que ver
Con este sórdido mundo",
Y el rocío desaparece.
* * *
De las blancas gotas de rocío,
Aprende el camino
Hacia la Tierra Pura.
* * *

Visitando las tumbas:
El viejo perro
Va delante.
* * *

¡La gente, ya se sabe!
Pero ni siquiera los espantapájaros
Están rectos.
* * *
Saltamontes,
No hagas pedazos
Las perlas del brillante rocío.
* * *

El anciano perro
Parece impresionado por el canto
De las lombrices bajo tierra.
* * *

Los dondiegos;
En los rostros de los hombres
Hay defectos.
* * *
La débil planta,
Al fin,
Tiene una vacilante flor.
* * *

Una simple hoja de la paulonia
Ha caído lentamente,
Esta mañana.
* * *

Nísperos silvestres,
La madre come
La parte amarga.
* * *
¡Qué grande, qué hermosa,
la castaña
A la que no pude llegar!
* * *
El ciruelo de mi cabaña;
No pudo evitarlo,
Floreció.
Invierno
El anterior morador:
Sé muy bien
Todo el frío que pasó.
* * *

Al llegar a la puerta,
La campana del Templo Mii
Se queda helada.
* * *

Aún así, aún así,
Sumiso ante el Más Allá,
El fin de año.
* * *
La luna creciente
Está torcida y encorvada
Penetrante es el frío.
* * *

En la tempestad del invierno,
Alguien llama al masajista
En vano.
* * *

Sencillo y sincero,
El criado también
Barre la nieve de la puerta vecina.
* * *
Bajo la fría lluvia,
Por amor a los demás,
¡Ten Piedad Buda!
* * *

Este fuego de carbón;
Nuestros años decaen
Igual.
* * *

Música sagrada en la noche;
Hasta las hogueras
Caen revoloteando las hojas teñidas.
* * *
La gente es poca;
Una hoja cae aquí,
Cae allí.

Literatura en TV