Seguidores

sábado, 2 de febrero de 2008

El sentimiento artístico -un aporte del distinguido escritor chileno, poeta, ensayista y crítico literario Don Luis Ossa Gajardo


“Pensar alto, sentir hondo, hablar claro” Antonio Machado

EL SENTIMIENTO ARTÍSTICO

*Luis Ossa Gajardo

Algunos poetas-amigos me han preguntado qué opino sobre el sentimiento artístico.

Esta es mi opinión: Sin sentimientos profundos y transparentes no hay arte de modo alguno en ninguna de sus diversas manifestaciones: pintura, música, escultura, escritura etc.

En el caso del poeta, artista de la palabra, siente y deja reposar en el fondo de su alma “el sentimiento” aquel susurro inconmensurable que ha logrado estremecer su íntimo ser. Tal sentimiento no languidece en su corazón, sino que, más tarde, con fuerza plasmadora adquiere la capacidad de transmutar lo vivido anteriormente en sonido e imagen que va más allá de la frontera de la pluma y el papel, de modo que las palabras vibren en su inagotable transferencia al lector.

La vid exprimida del sentimiento es la que da el dulce vino al espíritu.

Escribir sin sentimiento es entregar frases estereotipadas, pálidas y vacías.

Colleridge afirmaba que la poesía es el espontáneo desbordamiento de los sentidos; y que si hay espontaneidad es que hay, también, verdad…
Así, hay quienes sostienen que el texto poético es el más creíble de todos los textos literarios, porque es la representación fiel de una realidad, aunque sea ésta una realidad interior, subjetiva: la del poeta. Los poetas, según esto, no fingen : la ficción es patrimonio de los otros géneros literarios, pero no se da en el ámbito de la poesía.

La auténtica poesía brota únicamente del poeta verdadero; de aquel que vino al mundo con la gracia y fuerza creadora para transmitirnos en un tono único e inconfundible el milagro de la plasmación de las palabras.

El poeta auténtico sabe atrapar en la red más recóndita de su sensibilidad aquellos “sentimientos” que un día en el esplendor de su pluma, nos entregará en claras, alegres y ricas expresiones, o en el verso henchido de melancolías y tristezas el vuelo íntimo de su lírica. En ambas circunstancias el poeta sentirá iluminar la dimensión de su espíritu.

Para capturar el sentimiento verdadero, el vate necesita en torno suyo y en el halo de sus evocaciones, la sustancia lírica y musical que ha de extraer desde su riqueza espiritual. Y en virtud de su esclarecimiento trasvasará en vocablos precisos e ideas sintetizadas la hondura de su sentimiento vital.

En contraste, existen versificadores ansiosos de notoriedad que sólo imitan y fingen la originalidad . El verso verdadero lleva en sí la misteriosa esencia de la poesía. En consecuencia encontraremos en la falsa expresión poética simplemente una retórica versificada o muchas veces una ruda expresión prosaica. En cambio en el verbo lírico hallaremos siempre ritmos e imágenes de una sencillez tierna y elemental.
Rainer Rilke – considerado uno de los poetas más importantes en lengua alemana y de la literatura universal, expresó “Para escribir necesito algo más que el material indispensable: necesito un poco de calma y soledad”. Aquella es la fórmula única para poder capturar los sentimientos de extraordinaria riqueza que han de encender la jerarquía de las palabras y el verso que cante más allá de nuestro propio corazón.

Lamentablemente nuestra época no es lírica, un extraño soplo de grandeza y ligaduras de vanidades invaden al individuo de hoy, ímpetus tenebrosos penetran con desdén y arrebatos en los gloriosos campos del arte.

La oscura decadencia de esta sociedad se desfigura en una masa informe de seres que hacen suyo el balbuceo ininteligible de los que han perdido el rumbo y las fronteras en una heterogeneidad siempre tenebrosa. Circunstancia propicia para que el arte y, en este caso, el arte de la palabra, caiga, muchas veces, en abismos aberrantes.

Anhelamos una nueva aurora, el retorno de una sociedad dichosa donde la poesía del sentimiento se expanda libremente sobre la faz de la tierra.

Entonces la poesía pura y primigenia alcanzará, en las claras fuentes de la alborada, la fresca rima del corazón.



Quilpué 6 de Mayo de 2007.-

• Poeta, ensayista, humanista, libretista radial, crítico literario.
• Google.com
• Referencias Críticas Biblioteca Nacional de Chile.

No hay comentarios:

Literatura en TV