Seguidores

jueves, 7 de mayo de 2009

CARTA LITERARIA A SUZANNE - de Luis Ossa Gajardo






Estimada Suzanne:

Estoy consciente que mi poesía no es entendible a primera vista, porque no es una poesía realista, a modo de ejemplo, mi libro "ALZO LA VOZ", en cierto modo, es simbolista. Este libro lo escribí en protesta por los falsos poetas que alcanzaron fama y dinero engañando a lectores y jurados de escasa cultura poética. Las personas suelen deslumbrarse por los premios que logran alcanzar algunos escritores y poetas, en ocasiones justa e injustamente en otras. En el caso de los Premios Nóbel y Premios Nacionales, algunos han sido felizmente otorgados en justicia, como es el caso de Gabriela y Pablo, nuestros insignes poetas, sin embargo, en muchos casos, se ha utilizado hábilmente tácticas e influencias políticas.

¿Quienes son los falsos poetas chilenos contra los cuales escribí el libro “Alzo la Voz”?

Aquellos que no son, de modo alguno, consistentes figuras del ámbito literario, sino figurones de la parafernalia literaria chilena... ¿Conoces a alguno?

En cuanto a los más cercanos que nos rodean en habituales eventos, lamentablemente apreciamos "mucho ruido...pocas nueces”. Pocos comprenden que la poesía es el arte de la palabra y no un cúmulo de palabras incoherentes, estereotipadas, pálidas y vacías. Lamentablemente a la gente que nada o poco entiende de poesía le agrada escuchar, lo que en rigor no es poesía, sobre todo cuando un supuesto “poeta”, en medio de un auditorio de escasa cultura poética, logra provocar cierta hilaridad al término de su lectura.

Cuántas veces hemos escuchado “Yo escribo libremente lo que me viene a la cabeza, bajo ninguna regla”. –Sin duda, lo que a la cabeza acude concientemente-. Tales juicios son reflejos de soberbia, desinteligencia y vanidad. ¿Quién se atrevería públicamente a cantar o tocar una flauta, sin ningún talento y sin previo conocimiento musical? Sin reglas esta vida sería un caos…retornaríamos a la primitiva era de las cavernas. Si un río desborda su natural cauce, las torrentosas aguas darían su propia voz de alarma.

La Poesía es una esencia misteriosa e intangible que obedece a una ley superior, tan cierta como la que rige a los astros del universo

No olvidemos que la poesía es el arte que se manifiesta por las palabras, como la música es arte que se manifiesta por los sonidos, y la pintura arte que se manifiesta por los colores y las líneas. Todos sabemos hablar, todos hemos aprendido a leer; de ahí que cualquiera de nosotros se considere capaz de leer poesía, y se crea con derecho a valorarla. En otras palabras, como el lenguaje, instrumento diario de comunicación, es familiar a todos, todos se sienten competentes a escribirla. Siempre podemos y podremos luchar contra esta mezcla de presunción e ignorancia, despertando en nosotros primeramente las fibras de nuestra sensibilidad y el debido respeto hacia la esencia de lo poético. Nuestra meta debe ser un trato honrado y objetivo con el arte de la escritura lírica. La única actitud frente a este arte escritural es y será siempre una participación sensitiva y emotiva; aunque claro está, todo depende de que mi sentimiento sea acertado o desacertado, y que mi emoción se justifique o no. Ante todo, debemos lograr la pureza del sentimiento. El primer paso hacia esa pureza consiste en hacernos sencillos, sensitivos e ingenuos, único modo, para alcanzar la esencia de la verdadera poesía.

Suzanne, amiga del alma, te diré un secreto; el escritor escribe su prosa bajo el dictado de su cerebro conciente, el poeta escribe por intuición, por un misterioso impulso de su propio inconciente o paleocortex cerebral… cuna donde nacen los sueños y los puros ideales. Sólo los poetas conciben la riqueza arquetípica del protoidioma y son los poetas precisamente, quienes a través de la escritura manifiestan esta riqueza que conciben durante sus sueños o estados de inspiración.

Entonces, mal podríamos llamar poeta a aquel que escribe en prosa y en estructuras que son exclusivas de la poesía.

El poeta al contrario del escritor, escribe por un impulso misterioso e instintivo y, bajo este onírico trance, suele utilizar espontáneamente sus figuras literarias…que es una especie de “desajuste”, una discordancia entre la articulación psicológica y la gramatical, gracias a ellas el idioma adquiere elasticidad y virtud evocativa, y se hace apto para traducir matices espirituales que el lenguaje ordinario no sería capaz de expresar.

Lamentablemente, estas figuras literarias clasificadas por observadores eruditos, muchas veces, son mal utilizadas por algunos profesores de lenguaje y comunicación, al motivar a sus alumnos a insertar intencionalmente en “composiciones líricas”, determinadas figuras literarias, sean éstas; de palabras, de significación o tropos y pensamiento. Error, por cuanto hemos expresado que estas figuras surgen en el poeta verdadero, únicamente en forma espontánea

Suzanne, heme aquí en mi rojo recinto literario, mientras la dulce noche avanza, escribiendo para ti, estas notas azules sobre el blanco papel… estas líneas literarias, frutos serenos de mis vigilias en el seno profundo de la reflexión.

Finalmente, Suzanne, al terminar esta carta escrita bajo los astros del desvelo y las rimas de mi corazón, te confieso que Chile no sólo necesita genuinos cultores de la verdadera poesía, sino, además, lectores sensitivos, ávidos y cultos...que es el fin último de la poesía.

Afectuosamente,

Luis.

Villa Alemana, 2 de Mayo de 2009.-

************

No hay comentarios:

Literatura en TV