Seguidores

viernes, 15 de junio de 2007

Paz Molina-Poeta chilena (1945)

Poeta y novelista. Realizó estudios de Artes y Teatro en la Universidad de Chile. Desde 1977 en adelante, participó en diversos talleres literarios, dirigidos por los escritores Miguel Arteche, Pía Barros, Martín Cerda y Jaime Quezada, entre otros. En 1987, estuvo a cargo del taller de poesía joven de la SECH, y participó en la coordinación del Primer Congreso de Literatura Latinoamericana Femenina. Integró el directorio del Ateneo de Santiago entre 1992 y 1993. Posteriormente, ha desempeñado labores en la Fundación Neruda, y ha dirigido talleres literarios.

Miembro de una generación de escritoras y poetas femeninas que surge en la década de los 80, publica su primer libro de poemas, Memorias de un pájaro asustado, en 1982. Le siguen Noche Valleja en 1992 y Cantos de Ciega en 1994. Es también autora de dos novelas inéditas: Paradero 28, obra que obtuvo el segundo lugar del premio Pedro de Oña en 1980, y Apuntes para una sombra, mención en Juegos Literarios Gabriela Mistral en 1982 y mención honrosa Andrés Bello en 1983.

Su primera obra se caracteriza por realizar una crítica a valores sociales tradicionales, a través de un lenguaje poético que exhibe vínculos tanto con la antipoesía, por su tono coloquial, como con el tipo de imágenes características del surrealismo. Así, por ejemplo, "Historia de ángeles", poema disponible en audio, es una relectura del tema bíblico del ángel pecador y de la culpa derivada del pecado, a través de la cual se cuestiona la concepción religiosa tradicional. En Cantos de ciega, su último poemario publicado, cobra gravitación el tratamiento, a menudo desgarrado y angustioso, de temáticas amorosas.


Obras
- Memorias de un pájaro asustado. Santiago: Editorial Universitaria, 1982.
- Noche Valleja. Santiago: Editorial Flavio Tranchini, 1990
- Cantos de ciega. Santiago: La Trastienda, 1994.

Memorias de un pájaro asustado

Por Aristóteles España
Octubre de 2004


Así se titula este libro de poemas de Paz Molina (Santiago, 1945) editado en 1982, es decir, hace 22 años y siempre vigente. Autora también de "Noche Valleja" (1990) y "Cantos de Ciega" (1994), es una de las principales voces femeninas de Chile y una de las primeras en identificarse y cultivar la imagen del poeta como personaje, como ser que mira al vacío pero con la mente puesta en la historia y en el devenir del tiempo. "El poeta es un espécimen -dice Molina- que vive una dualidad o duplicidad, de tener que estar siempre dispuesto a vivir de cualquier cosa menos de la poesía. Esa forma de vida, siempre me interesó, aunque reconozco que puede ser desgarradora en algunos momentos de la vida"

"Memorias de un Pájaro Asustado" es un libro revelador, lleno de instantes de plenitud donde el hablante usa máscaras para descifrar la angustia del hombre del siglo XX. No de otro tiempo. Sus textos son fieles a su pensamiento poético: la voz lírica no es la de "los escritores"; "los poetas están al otro lado de la escritura", dice.

Interesante propuesta porque esta forma de abordar el lenguaje conlleva riesgos, saltos mortales, intentos de suicidio, caídas al vacío desde un despeñadero. Sobre todo cuando no hay talento, lo cual no es su caso. Paz Molina construye lugares míticos a partir de conversaciones con esos fantasmas de las duplicidades; transforma a esas máscaras de las que hablábamos en referentes de la nostalgia. La angustia de vivir una hora al cual no se pertenece.

En sus poemas se advierten los humus vallejeanos, las desolaciones mistralianas, pero no como influencias definitorias, sino como escenarios donde la escritora dibuja poéticamente, paso a paso, esos fantasmas aún vivos, de un corpus literario que alcanza toda la fuerza y el desgarro que la transformaron en la década del 80 en un ícono de la poesía escrita por mujeres en Chile. En su escritura hay olas de magia, la emoción no es un dogma como en otras escritoras de su generación, sino es sangre compartida, frenesí erótico, las palabras cobran significado a medida que enumera los rituales de la cultura en la que está inserta y a la cual rinde homenaje por la variedad de significados de las obras que contribuyeron a su formación y que le permiten seguir escribiendo, ya sea en Isla Negra o Santiago.

El año 1983 Paz Molina fue editora de poesía de la Revista "Huelén" que dirigió Hernán Ortega. Contribuyó desde sus páginas a dar a conocer a una pléyade de jóvenes poetas de norte a sur del país y rescató a Miguel Arteche como una voz ineludible para esos días complejos en que todo el sistema literario, o mejor dicho, el escenario poético chileno estaba dominado por la presencia de Nicanor Parra, Jorge Teillier, Enrique Lihn. Paz Molina nos habló de la religiosidad, de las vanguardias, del rescate de los vates que en las provincias daban a conocer su canto llenos de fuerza, en la adversidad total. Viajó, editó, difundió, sobre todo a las artistas mujeres que aún no tenían la presencia vigorosa que hoy poseen en la narrativa y la lírica nacional.

"Memorias de un Pájaro Asustado", un libro que debe ser reeditado, nos trae a la memoria el furor del lenguaje de Alfonsina Storni, Alejandra Pizarnik, Olga Acevedo, Stella Díaz Varín, las mejores de este tiempo y del otro.

* * *
Poesía

La rosa
( del libro Cantos de ciega)

Considera el perfume de la rosa
-me dijo un sabio- por su terciopelo.
No es cosa de ponerse tremebundo
y desterrar al sol de los jardines.

Yo quise hablarle de la rosa negra
de la rosa fundada en la sospecha
de la rosa revuelta en la ráfaga
de la rosa podrida en la conciencia.

Yo quise hablarle de la rosa ciega
de la rosa muñeca de madera
de la rosa ritual del calendario
de la rosa crema chantilly.

De la rosa. Yo quise hablarle de la rosa.
Pero estaba amortajado el caballero
en el perfume ambiguo de la rosa.



Vespertino
(poema inédito)

Qué pálido el reflejo de la conciencia
en el comedor de los otros
cuando anochece y no hay lumbre
cuando anochece y no hay madre.

Así apenas la canción
apenas el polvoriento afán
del verbo en su escondrijo múltiple

A qué controvertir ya tantos soles
A qué tanto amanecer y de rodillas

Sólo que me contuviese la alegría
Sólo que la alegría me fecundase.


Te arrepientes
( del libro Neruda, aparta de mi esta sombra)

No te bastó con verme agonizante.
Quisiste abrir aún más la honda llaga.
Tu espada insolente dividió mi sueño
en dos mitades imposibles.
Ahora busco la forma de reparar lo irreparable.
Un riesgo se define plácido en mi frente.
Acudo nuevamente a ti. Te nombro y huyes.
Acobardado por mi terrible afán.
Ahito de sorpresas.
Absoluto de arrepentimiento.



Historias de ángeles II
(del libro Memorias de un pájaro asustado)

Yo quiero una mujer para apagar mis ansias,
dijo el Ángel, y un gesto obsceno le oscureció el semblante.
Estoy harto de alas y miriñaques,
ahora quiero deshonrar mi estirpe entumecida.

Quiero unos pechos vastos, formidables,
en extensión incierta como pensamientos humanos;
que se hundan en ellos mis torpes manos pudibundas.
Mis antiguas plegarias han de ser besos y saliva.

Quiero una inconfesable lujuria.
Se subleva mi espíritu macilento,
mi espalda sudorosa se inclina sobre un cuerpo
que parece ardorosa convulsión del Infierno.

Quiero un goce satánico,
dos piernas que agonicen de estertor,
y dos manos que perturben mi agónico sentido.

No recuerden mis cánticos.
Mis alas están yertas.
tan sólo quiero una mujer
y su nefasta dulcedumbre.









1 comentario:

ana dijo...

excelente espacio para difundir la poesía. Paz Molina nos sorprende siempre por la exactitud y originalidad de su palabra

Literatura en TV