Seguidores

lunes, 26 de enero de 2015

Travesía Azul

Travesía Azul
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 
        
                                     
“Pensar alto, sentir hondo, hablar claro” Antonio Machado.


A menudo suele suceder que frente a una nueva creación literaria el novelista o poeta presenta dicha obra con cierto regocijo y emoción porque el mágico flujo de su inspiración traspasará desde sus recónditos hontanares los umbrales hacia un mundo, muchas veces, torvo y tenebroso. ¿Son necesarias las presentaciones de los libros? Innecesarias y superfluas si quienes los adquieren se limitan a conducirlos simplemente a la estantería alta y lejana de su biblioteca.

 Hace algunas décadas se hablaba de “lanzamientos de libros” como si de alguna plataforma -por una misteriosa fuerza- estos fuesen lanzados hacia una desconocida y extraña dimensión...

Tanta importancia se da en la actualidad al show que acompaña a la presentación de una obra literaria,  más que al fruto de la voluntad creadora y verdadero protagonista de la ceremonia, que mira humilde y sumiso a quien injustamente arrebata su protagonismo.

El libro, efectivamente es el único ente entrañable y vivo, lo sustancial emana y brota del libro. El novelista, en su duro y solitario oficio, otorgó íntima animación a sus personajes imaginarios gracias a la ardiente llama de sus vigilias, a la batalla de las ideas y a la incesante rebeldía de las palabras. El poeta tuvo que alejarse de la torva realidad para penetrar los insondables parajes de su alma, detenerse y esperar que el poema brotara sin estridencias verbales, diáfano y puro, tierno y sencillo. Allí esperó a que el sustantivo se hiciera verbo y su flujo lírico en sinfonía cósmica, frescura y transparencia para los corazones nobles y sensitivos.

Si usted llegara a caminar por las cercanías de la Feria Internacional del libro de Viña del Mar año 2015, el día lunes 12 de enero a las 19 horas daré a conocer mi nuevo libro “Travesía Azul”, bajo el sello de La Sociedad de Escritores de Valparaíso. Entonces recordaré los versos de Unamuno:

Aquí os dejo mi alma, libro,
hombre, mundo verdadero ;
cuando vibres todo entero
soy yo, lector, que en ti vibro.
                                                                           
                                                                          Luis Ossa Gajardo.
                                                                    Miembro de la Sociedad de Escritores de Valparaíso.


                                                                    Villa Alemana, enero 2015.

Literatura en TV